Sobre los gatos

¿Y si no usa el arenero? 5 trucos para que tu gato no se despiste

En ocasiones nuestros gatos no recurren al arenero para hacer sus necesidades, creando situaciones desagradables que conviene revertir cuanto antes

No suele ser difícil conseguir, incluso en animales jóvenes, que nuestros gatos se acostumbre al uso sistemático del arenero. Normalmente, su instinto y algunas pequeñas ayudas suelen ser suficientes para que no se generen situaciones desagradables dentro de nuestra casa.

Sin embargo, también es verdad que puede haber casos en que la cosa se complique un poco y si se trata de un animal jóven aún no lo identifique con un lugar de elección, mientras que si se trata de un animal adulto puede haber otras causas que puedan favorecer este cambio en el comportamiento.

Te indicamos a continuación cinco trucos que esperamos te resulten útiles si tienes este problema.

1.- Mantén limpio el arenero y la arena que contiene: Una falta de higiene o de renovación frecuente de la arena puede hacer que los animales generen un rechazo por hacer sus necesidades en un lugar que puede llegar a resultarles desagradables, de modo que con un hábito sencillo todo puede ir mejor.

2.- Coloca el arenero en un lugar adecuado. Si pretendemos que el arenero sea un lugar de uso habitual para nuestro gato pero lo ubicamos en un lugar poco adecuado, como una terraza fría, un sótano oscuro o incluso un lugar excesivamente alejado de las zonas de uso cotidiano más frecuente, será más probable que el gato trate de buscar alternativas para no acercarse a él. En todo caso también hay que tener en cuenta que nuestros gatos necesitan intimidad, de modo que tampoco podemos colocar el arenero en un lugar muy expuesto.

3.- Evita otros lugares con tierra como grandes macetas con plantas puesto que nuestra mascota puede interpretar ese lugar como una alternativa adecuada y comenzar a usarlo de forma rutinaria como su lugar de elección.

4.- Si tienes varios gatos en casa, debes tener en cuenta que lo habitual es que no les guste compartir, por lo que es recomendable contar con, al menos, un arenero por cada uno de ellos, sin olvidar de que sea del tamaño adecuado, al menos 1,5 veces el tamaño del animal es lo óptimo, así que según su raza debes tenerlo en cuenta.

5.- Si se trata de un animal que de repente cambia de hábito y deja de utilizar el arenero, ten en cuenta que detrás de ese cambio de comportamiento puede haber un problema infeccioso. Los felinos son susceptibles a padecer enfermedades relacionadas con el aparato urinario que pueden provocar estos cambios por lo que es imprescindible que acudas a tu veterinario para que pueda valorarlo y, en su caso, establecer el tratamiento más adecuado.

Estas son algunas de las claves para que la convivencia con tu mascota sea ideal, pero si quieres conocer todos los secretos para que no haya ningún problema, visita nuestro catálogo de cursos sobre gatos y elige el tuyo.

¡Te esperamos!

PREGUNTAS
FRECUENTES Ver todo
¿Qué necesito para que funcione?
Tan solo un pc, tablet o Smartphone con conexión a internet.
¿Me certifican el curso al finalizar?
Por supuesto, se emite un certificado que se envía por correo electrónico.
¿Tengo que cumplir un horario cuando me matriculo en un curso?
No, puedes distribuir tu tiempo libremente según la disponibilidad.
¿Puedo consultar los contenidos una vez concluido el curso?
Todos los contenidos teóricos son descargables e imprimibles.
Síguenos en: